Probamos el exfoliante 7 day scrub cream de Clinique

Probamos el exfoliante 7 day scrub cream de Clinique

Publicidad

Uno de los rituales de belleza cuyos efectos son más notorios es el uso de exfoliantes, en mi opinión. Basta con lavarse la cara, frotar con cuidado y mágicamente el rostro se ve más luminoso, los poros más finos y adiós nariz de fresón.

Mi piel grasa no colabora sin una exfoliación semanal, para la que uso el exfoliante Apricot Scrub de St. Ives, del que no os he hablado porque no se vende en España. En general me basta con eso, pero últimamente he empezado a sentir que necesito un poco más. Y como el Apricot Scrub es muy fuerte para usarlo todos los días, he pensado en el exfoliante 7 day scrub cream de Clinique.

7 day scrub cream de Clinique

7 day scrub cream es un exfoliante cremoso con granos finos de polietileno, que en principio se puede usar todos los días e incluso en los labios (para los que en general debemos usar productos específicos). Es apto para todas las pieles, aunque Clinique tiene otro exfoliante para las pieles muy grasas.

La presentación habitual de este exfoliante es un tubo de 100 ml, que creo tiene un precio de alrededor de 22 euros, aunque Clinique suele sacar mini tallas con frecuencia, así que es fácil probarlo antes de comprar. Yo misma estoy usando una de 30 ml que me regalaron con una compra.

Su uso es muy sencillo: se aplica un poco sobre la piel desmaquillada, masajeando suavemente con las yemas de los dedos y evitando el área del contorno de los ojos. En mi caso, insisto con cuidado en las aletas de la nariz. Luego hay que aclarar con agua y proseguir con el resto de la rutina.

clinique-7-day-scrub-cream.jpg

Mi experiencia con 7 day scrub cream de Clinique

El exfoliante es una crema blanca, sin olor y en la que a primera vista no se notan los granitos. Tiene la consistencia perfecta, ni muy pastosa, como el Apricot Scrub, ni demasiado líquida, de modo que basta con humedecer el rostro para usarlo sin rasguños o que la crema se nos caiga del rostro.

Y hace su trabajo, la piel queda limpia y luminosa. Como los granitos son más suaves que los de mi otro exfoliante, las primeras veces insistí demasiado y logré una nariz roja, pero una vez que uno se acostumbra, todo mejora y se puede usar a diario, aunque a mí me basta con usarla dos veces por semana, en conjunto con el otro exfoliante que ahora uso dos veces al mes.

No es necesario usar mucha cantidad de exfoliante, lo que quizás está relacionado con que es fácil de extender. Esto ayuda a que no nos duela tanto el precio. No es que sea exhorbitantemente caro, pero tampoco es barato y me cuesta gastar en productos que solo usaré un momento.

Pero no todo es perfecto: deja un residuo aceitoso en la piel muy desagradable. De hecho, luego de usarlo tengo que lavarme la cara con el limpiador gel anti grasa. He leído que esto se debe a su fórmula, que parece tener cierto poder hidratante. Esto me hace pensar que es más adecuada para las pieles normales a secas que para mi piel extra grasa.

Os diré la verdad: no volveré a repetir. Es un buen limpiador, que deja mi piel limpia y se deja usar, pero considerando la lucha personal que tengo contra la grasa de mi rostro, no tengo espacio en mi rutina para un limpiador que me lo deja más graso aún.

¿Vosotras lo habéis probado? ¿Qué os parece?

Más información | Clinique.es
Vía | Chapa y Pintura hasta la Sepultura
En Trendencias Belleza | No abuses del peeling o exfoliante facial: mis razonamientos, ¿Es bueno exfoliarse a diario?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio