Probamos el champú para brochas de e.l.f.

Probamos el champú para brochas de e.l.f.

Publicidad

Una parte importante de nuestra rutina cosmética es la limpieza de nuestras herramientas. Así evitamos resultados indeseados, como colores mezclados, y también que microorganismos o bacterias campen en ellas, causándonos posibles problemas en la piel. No hay que olvidar que incluso en una piel sana, los pinceles recogen células muertas.

Para limpiar pinceles y brochas hay muchas opciones: usar un jabón neutro, champú (por ejemplo de bebés, que es suave), desmaquillante, alcohol, agua oxigenada o productos específicos, que varias marcas muy conocidas tienen, como MAC, Bobbi Brown y e.l.f, de cuyo limpiador os contaré hoy.

e.l.f. tiene dos productos para la limpieza de brochas. El champú que estoy usando yo y el limpiador de brochas diario, en spray. El primero está más orientado a la limpieza profunda, mientras que el segundo sirve para desinfectar rápidamente las brochas luego de usarlas a diario.

Pues bien, el champú es un limpiador antibacteriano que desinfecta las brochas y pinceles, además de quitarles los restos de maquillaje. Viene en una botellita de 120 ml, vale, de acuerdo al sitio oficial, 3.5 euros y dura 24 meses abierto.

champu-brochas-elf.jpg

El producto en sí es incoloro, con consistencia de champú y no lleva perfume, así que no deja olor alguno sobre las brochas. El envase tiene esas tapas que hay que apretar por un lado y que se levantan por otro, que no me gustan nada porque son muy sucias.

Lavar los pinceles no es difícil y hay varios métodos diferentes: aplicar el champú en la palma y pasar el pincel como si pintárais sobre ella, colocar champú en un cuenco con un poco de agua y sumergir la brocha y revolverla en el líquido o masajear con los dedos el champú en el interior del pincel. Lo importante es que seáis delicadas y no tiréis o dobléis las cerdas.

Al principio, con los pinceles húmedos, este champú parece no hacer espuma y es fácil creer que no hace nada. Pero si le echáis más agua o cambiáis al método del cuenco, veréis que empieza a salir color de las brochas, en especial las de sombras y bases de maquillaje.

Solo por curiosidad, repetí el lavado y salvo la brocha que uso para la base en polvo, todas las demás brochas quedaron completamente limpias la primera vez, incluida la brocha de sombras.

champu-brochas-elf-boquilla.jpg
Este sistema de tapa no me gusta nada.

Luego del lavado, es importante dejar que las brochas se sequen completamente. Se recomienda dejarlas sobre un papel en una superficie plana, pero ya que eso aplastó antes algunas de mis brochas, prefiero colocar los pinceles y brochas entre las cerdas de un cepillo de pelo que ya no uso, de modo que no se toquen entre sí y no queden apoyadas en nada.

En conclusión, estoy muy satisfecha con el champú de brochas de e.l.f. y creo que volveré a comprarlo en cuanto se termine.

Contadme, ¿qué usáis para limpiar vuestras brochas y pinceles?

Más información | ELFcosmeticos.es
En Trendencias Belleza | Cómo limpiar los pinceles de maquillaje, Qué pinceles de maquillaje debes lavar con alcohol

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio